¡Hola! ¡Dígame!

¿Os habéis fijado alguna vez cómo responden al teléfono móvil las personas de vuestro alrededor?
En España usábamos aquello del “dígame”, en otros países hispanohablantes estaba aquello del “aló”. Era una “costumbre” que, como todo en esta vida se ha perdido. + Más información

Cuando el problema son los demás

El auge de las corrientes extremistas no es algo que se anuncie con antelación. No vas a ver a políticos con el brazo levantado, ni te hablarán de despreciar a nadie de manera injusta, tampoco verás esvásticas, no… todo eso no se ve con antelación. Lo que verás son soluciones obvias a tus problemas, soluciones razonables y lógicas. El fascismo habla de tus problemas y te da soluciones que te parecen cojonudas.
+ Más información

Mis anisakis en Mercadona

Cuando llegué a Barcelona tenía a penas 24 años, el pelo medio largo y con alguna rasta, pesaba unos 65 kilos y tenía una buena salud. Uno de mis primeros trabajos fue en Mercadona y tras unos años trabajando cambié por fuera y por dentro. + Más información

Un año en ayuno epistolar

Ha pasado un año desde mi última entrada en el blog. El hábito de escribir hace al monje y yo he estado justificadamente un poco despendolado tratando de entender dónde encajo yo ahora. Entre redes sociales y jerigonzas que creía no comprender me doy cuenta de que el que no encaja aquí eres tú.

+ Más información

¡No nos lo perdonaremos nunca!

Honestamente todo eso de “cabalgatas del cambio”, al igual que otros sucedáneos navideños como las anguriñas, las huevas de lumpo, etcétera, me dan bastante grima. Soy más de cosas naturales, frescas, sin necesidad de ser un trampantojo de lo que debería ser. En cambio me parece estupendo que las tradiciones sigan vivas, se actualicen, y tengan aciertos y errores, en definitiva como debe ser en esta vida, con aciertos y con errores. + Más información

¿Estás programado para el año nuevo?

Nos marcamos la barrera del 1 de enero esperando enmendar aquello que hicimos los 365 días de antes. La dieta, el vicio o cualquier perversión que hemos retenido durante 52 semanas deberán ser saldadas antes del día 7 en aras de cambiar nuestra vida a mejor. Por cierto ¿has comprado ya los regalos de Reyes? ¿Has subido tus fotos navideñas a Facebook? ¿Has empezado a dieta? ¿A qué centro comercial irás a comprar en rebajas?
+ Más información

Poquet a poquet

La vida no es otra cosa que un estado temporal de paciencia en el que, sin más espera, nos aguarda un salto al vacío del que no sabemos nada. La vida es un camino, la vida es una vereda, la vida es un “de paso” (y se pasa en cuatro días), la vida es un regalo, la vida es maravillosa, la vida se vive deprisa, la vida hay que vivirla, sólo se vive una vez, la vida es una constante lucha.
+ Más información

Caciquismo en tiempos de prosa

No estamos para muchos versos. Es cosa del destino que por motivos familiares coincida en Xàtiva en plena campaña electoral local y autonómica. Hace unos días fueron las nacionales en UK y estoy viviendo las notables diferencias entre unas elecciones a la londinense y otras a la setabense. La contaminación a nivel de propaganda es lo primero que uno puede notar. El asunto de la corrupción atribuida a Alfonso Rus y a toda su banda ocupa portadas, titulares de informativos y comentarios en el dentista. Los ingleses, más discretos, a penas empapelaban, llenaban de globos, y contaminaban las calles. Aquí, la política vista de cerca no solo es más folclórica sino que también nos salpica con el clientelismo político del que algunos líderes locales hacen uso valiéndose de su poder o influencia. + Más información

Abril, cerral: se acabó un ciclo

Un mes de junio de hace 11 años o algo así cogí un macuto y puse ropa para tres días. Un imbécil me dijo que era un fracasado y que no haría nada útil en mi vida, y esas palabras que se me grabaron en la nalga a fuego, me sirvieron de reactivo para huir hacia adelante. Dejé a mi pequeño Pau con mis padres, me compré un billete barato a Barcelona, y empecé una nueva vida. Lo que nunca os conté hasta hoy, os lo contaré a partir de ahora:
+ Más información

Nudismo al desnudo

Os escribo esto mientras desnudo el viento acaricia todo mi cuerpo, el sol me intenta broncear y algunos lagartos, llamados perenquen, esperan a que les lance comida observándome entre las rocas. Escribo desde la Isla de Gran Canaria, en un domingo previo a grandes cambios.
+ Más información

1 2 3 4 5