En Kansas amar a un igual ya no es amar diferente

Es curioso cómo Judy Garland y “El Mago de Oz” son parte de la imaginería gay por autonomasía, como aquellas divas (mujeres fuertes y de gran influencia) que llenan conciertos, venden libros y se refieren a su público como público gay. En el mismo estado de Kansas en el que un tornado se llevo a tomar por culo la granja de la tía Emma y el tío Henry; tomar o recibir por el mismo culo no era suficiente como para “establecerse” como un matrimonio. Finalmente la constitución de los Estados Unidos ha decicido declarar inconstitucional el intento de los conservadores de prohibirlo. Kansas se convertirá en el 33º (trigésimo tercer) estado en permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

 

El mao de OZHay que remontarse hasta el momento en el que el juez Crabtree, del Condado de Jhonson, decidió permitir la unión civil de personas del mismo sexo. El gobierno de homófobos que por allí pulula ha considerado que eso estaba mal. Cuando un gobernante habla de moralidad Kim Kardashian se come un gatito crudo, ya sabéis por qué tiene semejante pandero.

La historia de devenires políticos se resuelve con un juez que decide pelear por su sentencia y tras medidas cautelares a partir de hoy, día 11 de noviembre de 2014, el matrimonio igualitario es un hecho. “Daniel D. Crabtree ha estimado que la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo recogida en las leyes del estado viola el derecho a la igual protección recogido en la Decimocuarta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.”.

En España tenemos jueces que son juzgados por políticos, políticos que se escapan de ser juzgados, y un regusto a “nacional-catolicismo” que se cree en derecho a decirle a los demás qué deben hacer con sus vidas y sus orificios. Con una constitución que es débil y un pueblo debilitado, no no nos debe extrañar que la corrupción y los Cotinos adoradores del Pastor Alemán (Benedicto  XVI) puedan danzar a sus anchas. Me enorgullece pensar que en mi país te puedes casar con quien quieras y que socialmente tengas derecho a hacerlo.Bandera Gay USA

No creo que ser gay o lesbiana sea una opción, pero ser un político imbécil está en el menú. Tampoco creo en dar carácter de “discapacidad” al hecho de amar a un igual, no encuentro la argumentación sólida suficiente que impida la unión civil de dos personas del mismo sexo en ningún lado del planeta.

Suelo decir que “el amor no existe, son los padres”, algún día os explicaré por qué siempre repito esa frase. En este caso creo que en el amor como una enfermedad que ataca a los sentimientos, dándoles y quitándoles, proporcionándoles y secuestrándoles el alma a los enamorados. Si tienen los dos la misma cosita debajo de la bragueta, no importa.

Déjeme usted amar, que del resto ya me encargo yo, gracias.

Escribe tu opinión aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *