¡No nos lo perdonaremos nunca!

Honestamente todo eso de “cabalgatas del cambio”, al igual que otros sucedáneos navideños como las anguriñas, las huevas de lumpo, etcétera, me dan bastante grima. Soy más de cosas naturales, frescas, sin necesidad de ser un trampantojo de lo que debería ser. En cambio me parece estupendo que las tradiciones sigan vivas, se actualicen, y tengan aciertos y errores, en definitiva como debe ser en esta vida, con aciertos y con errores.

Estupefacto, sin estupefacientes, me quedé al leer el famoso tuit de la señora Cayetana (mira que se llama como la más mala de las malas de la serie que le gusta tanto a mi madre):

Lo primero que pensé al leerlo es que era un tuit de broma, de alguna izquierdosa que se mofa de algún comentario de yo-que-sé-quién. Sin conocer a la tal Cayetana pensé que todo era una ironía, pero no la broma todavía no había llegado.

Quien me conoce en persona y me ha oído hablar de política sabrá que no me caso con nadie, no comulgo con ningún renovador, ni creo en los candidatos de la vieja escuela. No encontréis en mi sorpresa mayor indignación que la de alguien quien está harto de que se nos considere democráticamente tontos.

Precisamente sobre la inteligencia ha opinado la señora Cayetana, afirmando en un artículo que ha publicado en el diario El Mundo, que: «Twitter está arrasando con la política y el periodismo cultos, esforzados, incisivos e inteligentes.».
Cayetana-AlvarezToledo
No seré yo quien diga que esta señora es tonta, poco incisiva, o que ha logrado sus metas profesionales tocada por la varita mágica de algún familiar No seré yo quien tan siquiera consideraré si es buena o mala política. Lo de culta permitidme que de momento me lo reserve, porque yo a ella la cultura no se la veo todavía por ningún lado.

Quizás tenga una excelente educación, muy católica y con gran sentido del deber, pero no le encuentro por lugar alguno nada culto a su planteamiento. Más bien le veo con una actitud pueril, algo de mal perder, o incluso de mal ganar.

NoTeLoPerdonareJamasCarmenaElla, que fue ‘equipo’ con el primer alcalde negro de la ciudad de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, forma parte de ese grupo lanar (viene de oveja este adjetivo) que ven en personas como Manuela Carmena una especie de Enriqueta Martí. Carmena es como la Vampiresa del Raval, una sacamantecas que devora niños, extingue plantas protegidas y lo peor… rompe a los niños sus mitos infantiles con Reyes Magos vestidos de cortina de ducha de Pierre Cardin.

Pero creo que en la señora Al de Tol quien habla no es su hija sino  el mal ganar del PP. Una desaborida victoria en diputados que no les permitirá gobernar. Creo que lo que no deberían perdonarse nunca es el haber ganado las elecciones con el total apoyo de todos los partidos a pactar con ellos. Si algo debería “no perdonarse la señora AdeTé es una extremadamente mala política que les da la espalda por su agresividad ideológica, por su insensibilidad con las personas, por su gran capacidad de enfrentarnos y generar odios.

Que aproveche su tiempo libre para poner en una balanza una soberbia gilipolléz como un traje de Rey Mago y los problemas que tenemos de verdad. Que no nos diga a los demás cuando somos esforzados, incisivos o inteligentes y que se mire ella misma la razón de su pijil y alienada existencia.

Imagen compartida por @jbadenes en Twitter

Imagen compartida por @jbadenes en Twitter

Aprovecho para recordarle, a la señora Álvarez de Toledo, que fue Alfonso Rus, alcalde de Xàtiva por 20 años, quien incluyó Reinas Magas (todas ellas peperas como ustéz) en el año 2010. Como podrá ver no sólo es cosa de podemitas o “comunistas” eso de querer hacer las tradiciones un poco menos misóginas, retrógradas o incluso insensibles con animales.

Por cierto señora AdeTé, su tuit ha llegado hasta el Financial Times (Madrid bemoans some very modern Magi) donde más periodistas ‘incultos como Tobias Buck no están convencidos de aquello de que Manuela Carmena engendra maldad en su seno. ¡Qué desgracia tenemos en Reino Unido por no tenerla entre nosotros! ¡Ojalá aquí nos llegase ese buen discernir que a usted le acompaña para identificar periodistas poco inteligentes como él!

Insisto, una vez más, que no seré yo quien le diga a usted que dimita de Twitter, que abandone sus comentarios de illuminati ideológico de FAES, no seré yo quien pretenda impedir que hashtags como #NoTeLoPerdonareJamasCarmena sean la delicia de quien goza de reprobar sus opiniones. Usted tiene todo el derecho a opinar, aunque sean tonterías y si usted perdiese eso, entonces ¡Yo no me lo perdonaría nunca!

Escribe tu opinión aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *