La mirada bizca

La actualidad desde otro punto de vista. Junta los ojos, quizás ahora lo ves todo mejor. Por Robert Barber

La mujer del alcalde

La mujer del alcaldeRecuerdo el verano de 1997 en el que trabajé por primera vez para el ayuntamiento de mi pueblo, recuerdo con la comisura de mis labios la hilaridad de las palabras de mi jefe: «la mujer del alcalde está buena, es una mujer que se arregla». La señora en cuestión, conocida como una primera dama de provincias, era objeto de burlas por parte de todo el pueblo: bronceado extremo, casi rustida diría yo, pelo rubio teñido en límites antinaturales, y varias capas de maquillaje de sospechoso grosor. La mujer del alcalde era, aún es, una pieza de museo kitch abalada con todo tipo de falsos metales y algún auténtico oro. Campeona del hortera de extrarradio y con diplomatura en protocolo por la Universidad de la Calle.
+ Más información

Si el trabajo fuera una cosa buena la guardarían los ricos para ellos solos

Dio la coincidencia de que en Xàtiva, de donde soy, mi colegio y el instituto estuvieran juntos. Dar el cambio de la EGB a la madurez se hizo prácticamente en un espacio de un kilómetro cuadrado. Todos los días de mi vida como estudiante en la capital de La Costera fue junto a un muro donde unos anarquistas escribieron: «Si el trabajo fuera cosa buena la guardarían para ellos solos».

+ Más información

La fase anal

«El placer que siento en mi culo no es normal, ¡qué gran placer siento!. Es curioso porque no debo ser el único: cuando voy en el metro, en el tren, o montando a caballo en algún anuncio de compresas, mi ano goza de manera sobrehumana, entonces veo a mi alrededor anoque la gente asiente con una sonrisa de complicidad. Sí, es un placer desde el mismísimo hojaldre, que trepa por mi espalda, se enraíza en mis cabellos y sale expelido a modo de orgasmo cósmico por mi boca. Soy afortunado porque como hombre estoy bien educado, y como mujer, pues no. Pero mi culo no tiene género, ni número, ni un rey sin reino. Mi ano se llama España.»
+ Más información

Si supiéramos mentir mejor, mentiríamos menos

Mentir no está bien visto. Mi madre cuando era pequeño, con su mejor voluntad, me decía que no hay que decir «mentira», hay que decir «eso no es cierto». Años después, ya siendo adulto me decía que «no hay que ser bueno, hay que saber parecerlo».
La bondad no es innata, pienso al contrario que Rousseau, la sociedad nos domestica.
+ Más información

Rajoy prometió la felicidad, ¡y aquí está!

Hace casi un año el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, prometía la felicidad a todos los españoles. Decía en su discurso «El mayor enemigo de las políticas sociales […] es aquél que no es capaz de gestionar la economía». Un año después de este discurso la situación de España es la peor que haya vivido económicamente en muchísimos años. Rajoy decía que el gobierno de Zapatero había sido incapaz de definir rumbos, de fijar objetivos, de decir «vamos por aquí». Y entonces aseguró: «Austeridad, parece que hay algunos que no les gusta la austeridad, a mi sí». + Más información

¿Quién repone la honorabilidad de los valencianos?

Un día como hoy de hace un año, el señor Esteban González Pons decía que echaba de menos al señor Francisco Camps en la política valenciana. Claro que dijo que esto no lo decía para condicionar nada, que el futurible juicio a Camps demostraría su total inocencia, y con ello quedaría probado que ambos era unos señores, como Dios manda.

La presunción de inocencia vuelve lelos a los periodistas que tratan de dar las noticias del que se supone va a ser un culpable a todas luces. El presunto «loquesea» justifica noticias en las que el valor noticia recae en un morbo que no podemos gozar. Pero a Camps lo prejuzgamos y lo condenamos antes de poder saber la verdad en un juicio justo.

+ Más información

Iberia nuestra

Si buscamos la palabra en cuestión en el Google, nos aparecen cientos de resultados dirigiéndonos a la compañía aérea española; algo leescudofelipe2jano a lo que sería el concepto de aunar bajo un mismo techo dos países tan ignorados mutuamente como Portugal y España. Primero lanzó la piedra el conocidísimo, y aún más respetable, Saramago. El escritor, dramaturgo, premio nobel octogenario, antiguo miembro comunista y esperanzado luso de buena fe, dejó caer esta idea. Tan solo unos días después el teutón Günter Grass, retomaba la idea del primer pensador afirmando que la idea del estado Ibérico podría pasar por una de las grandes apuestas de futuro económico y social de ambos países.
+ Más información

Freedom for #FF0090

Leyendo esta mañana el diario, cosa que hago con asiduidad y que a quien lee este texto no le importa tres pimientos, encontré la curiosa Logo T-Mobilenoticia que T-Mobile, filial de la alemana de telecomunicaciones, registró para su uso y disfrute en exclusiva el maravilloso color primario MAGENTA.

Habiendo acudido a la Oficina Europea de Patentes (EPO en inglés y EOB en francés), se dispusieron al registro de dicho color a nivel europeo, obviamente. De esta manera queda terminantemente prohibido su uso en cualquier ámbito comercial. Así lo vemos en sus condiciones de uso. Donde podrán observar la referencia directa a la propiedad de dicho color.
+ Más información

Cuando el autor mató al cerdo y a su hermana.

Estarán los cochinillos frotándose las pezuñas, con ojos melancólicos y la nariz resbaladiza. Rosaditos de rabo travieso con el sentimiento de haber echo algo malo en su vida, castos, sin necesidad alguna, ven llegar su San Martín.Foto Antonio Rodríguez @Flickr La sangre que se derrame, goteará sobre los otros marranitos, y así todos alertados ni protegiéndose en la casa de paja, madera, o cemento.
.. podrán resguardarse. La única que les dará cobijo será la constitución, aunque el lobo soplará muy fuerte.

La SGAE, que hoy encabeza los Via Crucis del CD y el Vinilo, prepara siempre nuevas envestidas contra la sociedad que ellos dibujan en su «creativa» mente con pinta de adolescente lleno de pus, sin novia, y «tekkie». Ese es el cochino jabalín, que apuntaba el Gran Wyomming, que desestructura la sociedad concebida donde para pagar la cultura no solo tenías que ofrecer tributo económico sino también fidelidad cuasi marital. + Más información

1 2 3