Dividir

Sólo un año más – Se dijo a sí misma.- Los días pasarán rápido siempre que no los mires fijamente. Serán un tiempo de reflexión, podré centrarme en otros aspectos y quizás sea lo mejor. Son, bueno han sido, unos meses muy duros, pero no quiero que eso afecte a los pequeños. Además… Quizás la cosa cambie. No será como antes, pero tampoco lo quiero, mejor así. Necesito esperar un año más.

Ilustración de ringo.coco

Ninguna parte de mi cuerpo jamás sintió nada desde que todo esto comenzó, ninguna quiere decir que ni mi corazón latió de forma diferente. Mientras mis pechos, doloridos, o los cortes cicatrizaban, la letargia se extendió por mi cuerpo como una anestesia que me ha adormeció uno a uno todos mis miembros. Aunque mi cabeza serena, deseaba que él dejase de lado su falta y empezase a… Quizás mi cabeza no ha estado serena nunca, me intranquiliza que no entienda qué ha hecho mal. Antes pensaba que era el problema algo en mi, ahora sólo estoy confundida.

Pienso en el ahora, en la situación a la que hemos llegado, un camino que hemos trazado sin saber que era de no retorno. Ahora mis hijos, los dos, deberán andar uno paralelo y no sé si sabremos estar a la altura de lo que necesitan. Quizás pensar en el antes es lo que me ayuda a no medir lo que está por venir.

Separarse no es dejar de vivir juntos, tampoco separar los bienes y los billetes, ni pensar en quién, cuándo y dónde educará a nuestros hijos. Temo más al devenir de una vida divididos y trazando, de manera sincrónica una vida incierta que ambos viviremos a pesar de todo. Amigos, hoy os anuncio que me voy a dividir.

Escribe tu opinión aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *