Rajoy prometió la felicidad, ¡y aquí está!

Hace casi un año el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, prometía la felicidad a todos los españoles. Decía en su discurso “El mayor enemigo de las políticas sociales […] es aquél que no es capaz de gestionar la economía”. Un año después de este discurso la situación de España es la peor que haya vivido económicamente en muchísimos años. Rajoy decía que el gobierno de Zapatero había sido incapaz de definir rumbos, de fijar objetivos, de decir “vamos por aquí”. Y entonces aseguró: “Austeridad, parece que hay algunos que no les gusta la austeridad, a mi sí”. + Más información

Iberia nuestra

Si buscamos la palabra en cuestión en el Google, nos aparecen cientos de resultados dirigiéndonos a la compañía aérea española; algo leescudofelipe2jano a lo que sería el concepto de aunar bajo un mismo techo dos países tan ignorados mutuamente como Portugal y España. Primero lanzó la piedra el conocidísimo, y aún más respetable, Saramago. El escritor, dramaturgo, premio nobel octogenario, antiguo miembro comunista y esperanzado luso de buena fe, dejó caer esta idea. Tan solo unos días después el teutón Günter Grass, retomaba la idea del primer pensador afirmando que la idea del estado Ibérico podría pasar por una de las grandes apuestas de futuro económico y social de ambos países.
+ Más información

1 2