¡No nos lo perdonaremos nunca!

Honestamente todo eso de “cabalgatas del cambio”, al igual que otros sucedáneos navideños como las anguriñas, las huevas de lumpo, etcétera, me dan bastante grima. Soy más de cosas naturales, frescas, sin necesidad de ser un trampantojo de lo que debería ser. En cambio me parece estupendo que las tradiciones sigan vivas, se actualicen, y tengan aciertos y errores, en definitiva como debe ser en esta vida, con aciertos y con errores. + Más información