La habitación de ciertopelo (II)

El espejo en el suelo parecía sollozar una respiración anómala, pero no dio crédito a sus oídos. Se acercó hacia él, aún reclinado en el suelo, y se dispuso a arrancar el papel de forma ansiosa. El espejo envuelto en papel kraft era el elemento más preciado de su extraña construcción, por un segundo caviló, y finalmente decidió abrirlo con el respeto y ceremonia que requería.

Mientras deshojaba el espejo sentía un extraño frío en su espalda que le llevo varias veces la mano a su nuca. En realidad sentía como si hubiera alguien detrás suyo esperando a desenvolver aquel artefacto.

Este pensamiento le pasó sólo media décima de segundo por su mente, el horror le bloqueó por unos segundos y tembló. Tomó aire, lo retuvo, exhalo con valentía y borró el pensamiento.

El cordón que servía para empacar el espejo parecía estar anudado a conciencia y hubo un momento en el que sus remordidas uñas le eran insuficientes para deshacer aquel obstáculo.

Acercó el rostro hacia el nudo, tratando de morder el nudo y avanzar en su tarea. Según su mejilla se acercaba al espejo notó una leve caricia gélida en sentido ascendente. Asustado se apartó, saltando hacia atrás cayó sobre su culo y recordando a ese hombre imaginario que le clavaba su mirada en la nuca se giró ansiosamente.

Detrás de él no había nada, sólo el oscuro terciopelo negro de tornasolado granate que absorbía con vehemencia la luz de aquella bombilla incandescente. Volvió a girarse hacia el espejo, deseando que algo sucediese detrás del papel kraft, pero allí sólo estaba el paquete medio desvestido aguardando a que desvelara si misterio.

Salió de la habitación con la sensación de tener algo pegado a la espalda, incómodo, taquicárdico, y sobre todo muy asustado. Se sentía como un imbécil y por eso decidió cerrar la habitación con un candado.

La habitación de ciertopelo (I)

#ParaulaValenciana

Els valencians tinguem una dificil barreja en la nostra identitat. De íbers vam passar a romans, i de romans una llarga temporada amb turbant i mesquita. Va ser la conquesta dels aragonesos la que ens va canviar una vegada més i fins ara. Dels pobladors de la Corona d’Aragó els àrabs van aprendre les seues llengues i ara mateix som un bressol de cultura que no ens deu avergonyir mai més.

Ja fa quasi una década que visc a Catalunya. dels catalans he aprés moltes coses bones, però sense dubte he aprés a valorar molt aquelles que els valencians no som capaços de valorar. El nostre menjar, la nostra industria motejada d’artesania, la nostra idiosincràcia. Sense dubte algún som únics.

Els valencians som molt més que Fòrmula 1, aeroports sense avions, presidents automòmics que tenen amics amb bigot i boscos descuidats que acaven sent past del foc.

Els valencians som foc, foc de falla, foc de crítica i sàtira. Els valencians som un poble que hem de crèixer unit, i que tinguem que marcar-nos els objectius amb visió crítica, sí, però constructiva.

Fartons, orxata, taronges, i falles.
També el Ball de la Moma, La Madalena, i les Fogueres de Sant Joan, i la pirotècnica.
Més enllà de la festa està el nostre arròs, i les espardenyes valencianes dites “de Careta”.

Els valencians diguem eixir, i diguem també creïlla. Els valencians usem la paraula pitxer, per plenar un got d’aigua…

Els valencians, benvolgut/da lector/a, tinguem les nostres paraules, la nostra riquessa, i la nostra cultura. No ens deguem d’avergonyir d’ella ni censurar a qui parla “chellano”. L’esforç de la nostra cultura parteix d’un gest, i el de hui per a mi es el de lluïr la nostra identitat més enllà del color polític.

Esteu convidats tots a participar amb la cultura valenciana lliures de tot prejudici: Som Valencians

La Paciencia de Penélope

No me vas a hacer más feliz de lo que fui, ni más torpe, ni más nocturno de lo que soy. No voy a cambiar de costumbres por ti, y sé que algunas ya deberías haberlas cambiado.

El Idiota.

Penélope bajó las escaleras del edificio acariciando con las yemas de sus dedos las paredes algo raídas. Bajó casi sin querer mirar por dónde estaba caminando, porque entonces se daría cuenta de que estaba huyendo. La huida no era algo racional, y a ella este acto irracional se le escapaba.

La luz, realmente tenue, de los rellanos, le cegaba como si se tratase del flash de un impertinente paparazzi. El dolor en el fondo de sus ojos le estaba atontando, algo malo le estaba pasando.
Cuando llegó al final de la escalera se detuvo y cerró los ojos.

A Penélope la cabeza le dolía y sentía como si tuviese un gato hidráulico oprimiéndole el coco. Podríamos decir que haciendo estallar  su cráneo.  Además con el latir de su corazón, subía el pulso hacia su cerebro. El intenso dolor se asemejaba a una malla de acero que le filetease la materia gris. Para calmarlo puso las yemas de los dedos de ambas manos en cada una de sus sienes.

El silencio del rellano, de aquél decimonónico edificio, estaba acompañado por el zumbido eléctrico de una caja de fusibles, o algo así, que había justo al lado de ella. Trató de no escuchar el ZZZZ, apretando con más fuerza sus dedos contra sus sienes. Como no hacía efecto tapó sus orejas con sus manos. Por un breve espacio de tiempo consiguió la paz.

Un golpe de puerta retumbó unos pisos más arriba. Lo suficiente fuerte como para atravesar la barrera de carne y huesos, a modo de dedos, que cubrían sus tímpanos. El PLOM le alertó de algo más. Abrió los ojos un poquito, y otro poquito dejó de espacio entre sus dedos y su oído. El PATAPLOM de alguien que estaba bajando aceleradamente por la escalera, le hizo ponerse en recta como si un hilo la estuviera tirando del cogote hacia atrás.

– ¡Penélope! ¡Vuelve aquí! ¡Eres mía!

Pénelope olvidó todo dolor de ojos, de tímpanos, de cráneo. Una inspiración honda y con el aire llenando al máximo su capacidad pulmonar: silencio. Un segundo de silencio en su interior que le apartó por ese mismo tiempo de la realidad.

Corrió con todas sus fuerzas hasta la puerta de la calle y de torpe manera falló varias veces hasta que el pomo de la puerta cedió a sus deseos y le dejó pasar. Sus manos húmedas como si estuviera perdiendo toda la hidratación, y los nervios de la huida,  eran los responsables.

Giró la cabeza hacia la puerta y, a través de los barrotes, vio a la cara enfurecida del Idiota . Se estremeció hasta el punto de llevarse la mano al corazón. Miró en todas las direcciones, llena de pánico. Nadie de los transeúntes parecía mostrar algún interés en una bella joven con la cara descompuesta. Sin duda ni su belleza ni su larga melena cobriza eran en aquel momento algo que pudieran salvarla.

– Penélope, no huyas.

Pénelope cruzó la calle y con el movimiento aspado de sus brazos notó como si la clavícula dejase de sujetar su brazo derecho. El dolor era indescriptible, pero sólo comparable a pasar un segundo más al lado del Idiota.

Corrió hasta el principio del parque, sujetando con su mano izquierda el brazo derecho, que colgaba como un pelele. Volvió a voltearse y él seguía allí cerca, casi alcanzándola. Volvió a arrancar su carrera pero esta vez el otro brazo, el izquierdo, quedó igualmente colgando como si ya no hubieran huesos en su interior.

Pénelope no paró de correr un segundo por el parque, asustando a los patos que seguían a su mamá, apartando a los niños que jugaban y, perplejos veían cómo sus brazos se agitaban en el aire hacia cualquier dirección, como si se tratase de un par de mangas de carne.

De repente, y cuando estaba en un lado del parque que colindaba con un estanque, sus pies quedaron atrapados sobre la tierra. Su cuerpo frenó en seco y la inercia la empujó hacia adelante. Si no hubiera estado clavada en el suelo, hubiera caído de bruces. Quedó estática, pero con sus brazos en alto, casi en forma de uve.

Un soplo de aire agitó su pelo y ella, aún clavada en el suelo, con los brazos inmóviles, hubiera deseado girarse una vez más para ver si estaba segura, lejos de él. Pénelope sin embargo, notó cómo su pelo se enzarzaba delante de sus ojos mientras parecía hacerse más largo, y oscurecerse. El color cobre de se tornó verde, casi turquesa. Era como si el cobre de verdad se hubiera oxidado sobre cada uno de los filamentos de su cabeza.

Un golpe sobre su espalda le advirtió sobre la presencia de él. La fuerza que impacto sobre sus omóplatos era suficiente como para tumbarla, pero no. Esta vez ella estaba fuertemente clavada al suelo y ni el impacto de aquél descerebrado hubiera conseguido tan siquiera sacudirla.

– Penelope, eres mía. No vuelvas a huir de esta manera. Vas a aceptar mis normas, mis reglas, todo. Porque lo hago por el bien de los dos. Sé que te cuesta entenderme, que te hago pasar hambre, te obligo a no leer, y que aquella vez que estabas enferma realmente no fingías. Lo siento mucho Penélope pero lo hago por nuestro bien, el de todos nosotros.

Ella permaneció inmóvil con sus ojos verdes mirando hacia él con desesperación. ¿A caso no era capaz de ver que algo le estaba pasando? Él le estaba dando explicaciones en lugar de preocuparse por ella. Al menos podría dar gracias, esta vez en lugar de darle una paliza con las manos, se la daba con las palabras.

– Penélope juntos saldremos de esta crisis, tienes que confiar en mi. Hay veces que tenemos que tomar decisiones que nos duelen, pero es una manera de garantizarnos que en el futuro seremos felices. El problema que tienes es que has estado acostumbrada a malgastar. Malgastaste estos últimos ocho años sólo con tonterías.

Ella recordó por un momento mucho más atrás de esos ocho años, recordó su infancia. Una sonrisa en su rostro se esbozó al tiempo que su piel se bronceaba, se cuarteaba, y se secaba.

– Penélope quiero que tengas un hijo mío. ¡Qué narices! Quiero que sea una niña. Quiero que sea una niña que vea al futuro de una manera diferente a como nosotros vivimos este presente. Ella será mejor que tú, y que yo. Ella será una niña feliz.

Pénelope feliz sintió como sus cabellos se transformaban en preciosas hojas de laurel, y sus brazos se levantaban hacia el cielo, creciendo más y más. De ellos brotaban más hojas y un osado perro se acercó a olerle los pies ahora ya raíces en la tierra.

Pénelope pensó en Dafne, y pensó que su “Apolo” era mucho más cruel. Ella le estuvo esperando mucho tiempo, pensando que sería su salvación, pero ahora, en ese momento en el que sus pies se hundían en el suelo, que sus raíces ya habían llegado a beber del estanque, ahora ella era feliz, realmente feliz.

El Idiota sigue aún hablándole a Penélope, ahora convertida en un hermoso árbol. Ella con los pies en la tierra y los ojos en el cielo, él arrodillado esperando que su discurso idiota la devuelva a la vida.

Hoy para mi es un día especial, y no porque cumpla mis 32 años en este mundo gobernado por idiotas, sino porque como a la protagonista del relato le sonrío al cielo con los pies hundidos en la tierra.

Este año ha sido un año especialmente duro para mi, pero no ha sido un año imposible porque tengo gente fantástica a mi lado: Silvia Periago, Ana Pascual, Ana Armero, Fani Grande, Tesa Rico, Ana Reales, Mónica Gómez, Noémie Coignus, Ana Iñarra, Marta Michalowska, y muchas mujeres, como mi madre Dolores Barber…

Mi madre, la madre que me parió, ella es quien me trajo a este mundo. Mi padre estupendo, no se vayan a creer, es el mejor que tengo. Pero la culpable de todo aquí es ella, así que invito a todo el mundo a acordarse de ella cada vez que haga o diga algo mal. Sí por favor… piensen en mi madre, porque yo cada vez que pienso en ella trato de ser mejor persona.


Por ella, y por todas estas mujeres que en estos momentos tan difíciles se convierten en laurel, porque sus hojas son de victoria, y su nombre es Laurel, de verdad… GRACIAS

PD: Rajoy, cabrón, ¡dimite! 😉

PD2: Mujeres e Idiotas, comentad este relato.

El silencio de tu nombre

Calle Bonaire, València.

El silencio se escucha sólo cuando replican aquellas viejas campanas de histórico metal. En ese momento tumbado en la cama, en el que esperas que nada pase, en ese momento es cuando él aterriza en mi mente.

El pensamiento es efímero pero mis músculos relajados descubren que el contorsionismo en el colchón me libera de cierta tensión que ignoraba. Con este leve placer arrincono su imagen y la vuelvo a recuperar cuando relajo los músculos.

Creo que algo mal hicimos los dos, pero no sé qué. Por contra aún pienso que las consecuencias de esto las estoy pagando yo.

¡Basta de victimismo! – Me digo a mi mismo queriendo retomar el camino chueco. Hay que enderezar esto. Y de repente la tensión de una noche, el pensamiento sobre él, la imagen de sus labios, el recuerdo de sus besos, el olor… De mi imaginación… Enderezaron otra cosa que no la situación.

Giro mi cuerpo contra el colchón para que el resto de los habitantes de la habitación no vean que había decidido acampar.Es el momento de empezar a olvidar su nombre. Y entonces escucho el pulso que golpea en alguna arteria cerca de mi oído. Su molesto bateo me incomoda y cuando pienso en darme la vuelta para huir de él, me.vuelvo a acordar de la torre Eiffel.

Con la dureza del momento encuentro cierto alivio presionando mi cadera contra el colchón. Lo hago despacio porque no quiero que ninguno de los habitantes noten aquél embarazoso momento.
En el silencio del momento vuelvo a oír el replicar de las campanas. Hoy es domingo y el Señor llama a sus fieles.

¿Fue la fidelidad el problema? No hubiera nunca pensado en ello, pero él lo hizo. Pensó que era mejor dudar que creer. Por Cristo prometo que le fui fiel de obra y pensamientos.
A mi mente regresa de nuevo su mirada, coronada con un nerviosismo del primer día. ¿Cómo te llamas?

“A mi me llaman , y claro a mi mismo no me llamo. Cuando me llamo digo Yo. Es un acto egoísta, porque todos nos llamamos yo. El valencià tiene esta curiosidad, la de afirmar “a mi em diuen”. Pero es un intento de evitar que todos nos llamemos Yo”.

En el silencio ahogué su nombre y la caricia de mi compañera en la cama me hizo volver a poner la cabeza en el suelo y los pies al aire.

En ese momento, de silencio, cesaron de replicar las campanas

Quince de julio de dos mil doce

Amor Lajero

(Para este y casi todos los blogs aquí publicados les recomiendo que sigan la lectura acompañada de los hipertextos incluidos e ilustrativos)

Hoy les escribo en concepto de benefactor del mundo libre, y es que quiero introducirles en el arduo mundo del “lajerismo”.

Muchas de ustedes, señoras, les preocupara quien se acuesta con su hija. La verdad es que hacen bien, sus padres también se preocuparon por ustedes antes de que su connivencia con su actual marido, o el anterior en caso de reincidentes matrimoniales, se hiciera efectiva.

Los años sesenta narcotizaron muchos idilios, y los de los 70, los de la movida de los 80 ni les cuento, y ríase usted del “bakalao” y sus rutas en los 90.
¿Realmente nos preocupa de una forma activa el futuro de nuestros hijos?

El problema actual no es que los gramos de polvo blanco se entremezclen con piedras de chocolate. Más bien, el problema reside en que nuestros hijos siguen sin comunicarse entre nosotros como nosotros con nuestros padres… y además tampoco se comunican entre ellos.

Aviso a navegantes, pero el teléfono móvil es un instrumento de comunicación, pero también de aislamiento si es mal utilizado. Una gran factura no nos indica que nuestro hijo tenga mucha vida social. Indica que es un imbécil y debería salir más de casa.

La figura del Lajero aparece a mediados de adolescencia de nuestros hijos. Suele representarse en forma de tribu urbana destacada del tipo punk, hippie, indie o el más reciente tektonik… todos deseables de un buen desparasitante o un poco de fuego purificador.

Este individuo, con los dedos sucios de chocolate y los oídos de cerumen, es solo uno de los desestabilizantes emocionales que pueden dedicarnos nuestros hijos ante una sensación de abandono por nuestra parte. De esta manera respaldan su feble carácter en una diferenciación que lejos de ser real solo esconde un “seguir al líder” pleno de irracionalidad y que deriva en muchos casos en tragedias familiares anunciadas con poco platillo pero mucho bombo, en el mejor de los casos.

Algunos de los lajeros acaban entre rejas, sin corrupción inmobiliaria que aventure un buen porvernir a nuestra hija, y es que el fenómeno de lo no deseado para nuestros hijos no es culpa nuestra, entiéndanme: no es culpa de usted que su hija acabe con un indeseable quema chustas y rastafari. Es de la sociedad que nos oprime, soy rebelde por que el mundo me ha hecho “asín” y evidentemente si tenemos una sociedad llena de porquería la culpa no es de nadie, la sociedad se hace a sí misma como los pechos de Yola Berrocal que crecen de manera espontánea los jueves por la tarde.

El “Lajero” en definitiva no es mucho peor que el Borja Mari que su padre sienta detrás de MariAno Rajao en sus mítines electoralistas. Por cierto sigo sin verle ningún carisma a este hombre y sin entender por que se tiñe el pelo y no la barba, o a la inversa. Le dedicaremos un articulo al tema si ustedes quieren.

¡Cede el paso!

Puede que me tachen de “rancio”, “pijo”, o en el mejor de los casos de conservador, pero nada más lejos del respeto, quiero reivindicar el valor del “usted” en la vida diaria.

Hoy cuando andamos por la calle parece que nos tutean hasta las señales de tráfico, aun estoy esperando que el único resquicio de cortesía que nos queda, el ceda el paso, no acabe por llamarse: “¡Eh tu cédelo!”.
No es algo anecdótico ni aislado, es el día a día de nuestra calle, algo consuetudinario que tomamos con una naturalidad artificial, en muchos casos contraproducente, y en general aislante del individuo como pretendo demostrar al final de este artículo.

Hemos roto la línea de lo cortés y en las escuelas los profesores quieren que sus alumnos les respeten. Han dejado de levantar la mano para pegar al alumno siendo ahora ellos, en algunos casos, los agredidos y quienes la levantan en esta ocasión para protegerse.
Profesores “progres” que en su día cansados de una deprimente dictadura decidieron dar a las aulas un grado de informalidad sustituyendo el “Señor profesor” por su nombre de pila, o como yo tuve en una ocasión por un apodo. Hay que ser moderno e informal, cercano, próximo, tanto que podamos verle las entrañas al otro y hacerle las cosquillas donde menos carcajada produce.

La publicidad es otro de los puntos, como muchisimos más, donde la irresponsabilidad con lo social se hace más obvio. Ellos tienen que vender algo y mejor si quien se lo cuenta es alguien cercano. Esperan que confiemos más en las empresas para las que trabajan exhortando que nos tenemos que “abonar”, o recordándonos que podemos “llamar gratis” para que una de sus teleoperadoras nos recite de memoria todos sus planes de precios.
Por que ya saben: Si pagas más es por que quieres, hazte de (aquí el nombre de la compañía), no lo dudes visita (blá, blá, blá).
Queda lejano el “Beba coca-cola” y tratan desde todos los medios, y me refiero a los de comunicación en este caso, de resultar más impersonales y como ya dije traspasar nuestro córtex para instalarse en nuestras ideas interfiriendo en nuestra voluntad de beber agua de grifo o no portar ondas radioactivas a modo de teléfono que reduzcan el tamaño de nuestros genitales.

Por si fuera poco hay que ver a esos padres en el supermercado que llevan a sus hijos dentro del carro de la compra con sus piececitos sucios “de váyase usted a saber que pisaron de camino a aquí” y que se abren paso entre la muchedumbre a golpe de hijo.
Dudemos si es mejor que encierren al niño en la jaula con ruedas al más puro estilo medievalesco o que lo lleven suelto espetando a los niños al:”no molestes a ese chico”. Parece que las canas más que nunca son de oro, pues ni llevando bastón muchos de estos padres que rallan lo Bohemian Bourjois, lo pijo alternativo o como quiera llamársele, tutean a la sociedad delante de sus hijos que en el futuro jamás habrán oído de sus padres el respeto hacia la tercera ni la segunda persona.

Podría seguir inaugurando más párrafos donde les apuntara ejemplos pero creo que ustedes de sobra habrán analizado todo esto.
No es una postura conservadora ni vulgarmente llamada de viejo, en mi caso aun no peino canas ni llevo garrote. Pero la mía, como la de muchas personas, es una posición reivindicativa donde quienes amamos la comunicación la respetamos al mismo tiempo, quienes nos comprometemos por separar la basura orgánica de plásticos, vidrios… deseamos también el respeto , la admiración y la distancia.
Cuando algo es despreciado, en este caso por nuestra juventud empujada por el mal ejemplo de una generación anterior, nunca más será valorado y es una vergüenza colectiva llegar, por ejemplo, al país vecino galo y denotar en los carteles bilingües como ellos siguen dirigiéndose a usted mientras que aquí siempre serás tu.

Piensen en una cosa, como les decía en el principio de este artículo, el “tu” nos individualiza y nos quita cualquier traza de respeto, de admiración,… nos introduce de lleno en la masa del hombre-masa, nos mata un poco socialmente y si me lo permiten: empobrece cada día más nuestro dañado lenguaje y el de aquellos que vienen a aprenderlo.
Seguramente, igual que el niño que nunca lo escuchó, la Sueca, la Alemana, o el Escadinavo aprenderán de lo que oyen y ustedes serán por siempre vosotros.

Toc Toc

Toc Toc resuena en la puerta,
retumba en las desnudas paredes de mi casa,
vibra en el olvidado vaso de agua,
cosquillea en los vórtices de mi alma.

Toc Toc y abro la puerta,
abro una hoja de madera muerta,
abro mi torso…
y una paloma vuela.

Toc Toc en mis ojos,
perdidos en el blanco del desconcierto,
mirando algo,
mirando toc toc.

Mi aliento entra de nuevo,
por la puerta que es mi boca,
y sale con fuerza siendo un gran suspiro,
que arranca de mis miedos, nuestros temores, tu vida
que arrasa tus raices, nuestros temblores, mi ira.

Huracán exasperado, que muere y renace,
destruye aquello que nos incordió un día.

Ahora la puerta la dejo abierta,
esperando que vuelvas a entrar.

Robert Barber
(uno de octubre de dos mil seis)

T’ho conte en cinc minuts I

Eren les onze del matí d’aquell primaveral dia. La gespa estava fresca, encara el sol no s’havia encarregat de assecar per complet la rosada i el olor de l’herba era tan respirable que era impossible no sentir-se a gust.
Jaume, estés damunt d’aquesta encantadora catifa verda, respiraba fondament i es deixava transportar pel calor dels rajos de sol.
La campana de l’esglesia de sant Feliu sonava d’una manera armònica i quasi hipnòtica i l’aire suau li feia cosconelles als pelets de la barba.

No parava de pensar en aquell benestar, quasi era la manera que trobava d’evitar pensar amb la Neus.
Aquella dona li havia donat tants cops, que ja s’havia habituat a ser el seu planyider particular.

Jaume va notar com un ombra es movia damunt dels seus ulls tancats. Va pensar que sería un ocell i va continuar amb les seues divagacions amoroses.
L’ombra es va repetir varies vegades més i el jove es va aixecar per tal de veure que era aquella molesta figura que interrompia els seus pensaments.

La llum del sol era forta i li costava enfocar bé la mirada, el que veia no era ben bé un ocell, més bé tindria un tamany semblant al de un gos.
Quan va poder enfocar bé la mirada li va sorprendre el que es tractés d’una dona menuda, de cabell ros i mirada de celles arquejades.

– Qui ets? – I no va respondre.
– Qui ets? – I no va respondre novament.

Es va apropar a aquella menuda dona i novament li va preguntar la mateixa pregunta.

– Sóc.

Inquiet Jaume es va allunyar d’ella per seure a una pedra gran que hi havia prop. Es va fregar els ulls i va respirar fons.

– Dona’m una definició d’amor i et donaré a qui tu més estimes.

Jaume va dubtar de quina resposta seria la més adient, però no es va voler precipitar.
Pensava i pensava i es rascava el cap assegut sobre la pedra, dalt de la muntanya, en mig de la gran catifa de verda gespa fresca per la rosada.
Va pensar en Neus, i ens els seus desplants, va estar pensant en com durant llargues temporades ella jugava a donar-li una xicoteta oportunitat, però al final res arrivaba. Aquelles tardes en les que li esperava amagat darrere de la font de Sant Francesc esperant a que eixira de la botiga central. Certament no trobava manera d’explicar per a ell que era l’amor, no trobava paraules que definiren aquella angunia i aquell plaer. Finalment va respondre.

– Vosté em pregunta que es per a mi l’amor, i certament no he trobat cap resposta. En el fons crec que els sentiments no tenen definició ni mesura. L’amor es un sentiment que sols els humans tractem de mesurar inutilment, però que som incapaços de controlar.
De fet l’amor es digne de ser espontaní e incontrolat.

La xicoteta dona el mirà de dalt a baix, aquesta vegada el seu cos semblava estar més relaxat.

– La teua resposta m’ha agradat molt. Es digna del premi que t’he promés. Dime, quin es el nom de la teua estimada?

Jaume va agafar el seu barret, s’el va enfundar i va començar a caminar en direcció al poble.

– Escolta no vols el teu premi? No em dius res? No em sigues maleducat!

Jaume es va aturar, es va girar i mirant perdudament cap a l’horitzó respongué:

– Bon dia que tinga vosté.

I va marxar.

Trozo de tiza II

Llevo horas mirando mis manos,
surcos que se entrelazan,
y mi mente,
a cientos de kilómetros
pisa sobre los pasos que juré nunca dar.

Dulce melancolia que me ha traicionado,
suspiro,
un soplo a mis dedos,
y cientos,
miles,
millones de partículas de polvo blanco,
que vuelan tan lejos como mis pensamientos,
que se desvanecen en la oscuridad,
que mueren en el olvido.

Llevo días pensando como decirte que te quiero,
una nueva forma que aún no haya utilizado,
y si las palabras se las lleva el viento,
las mias el polvo
el polvo
eres y en él me olvidarás.

Trozo de tiza I

Me siento…
tan decepcionado…
tan asqueado ahora que te miro yacer inherte a los pies de mi cama.

Me pongo de pie…
lentamente y dolorido,
pensando que mis rodillas soportaron,
el peso de los dos.

Clamo al cielo,
le pido una respuesta,
le pido un trozo de tiza,
le pido y me siento.

Sintiendo en el suelo,
cerca del alquitrán más negro,
dibujo sobre la pizarra un te quiero.

Muero sentado,
de pie ya olvidado,
clamo resucitado tratando de entender.

Me siento…
tan decepcionado…
que no sé quien eres,
no sé ni quien soy.

1 2 3