Estatuts Quo

Creo que nos importa ya poco qué pasará con el estatut, ya Jiménez ha eclipsado la atención. Creo que te llamaré Clementina.

Ay Clementina… Clementina, que nos has dejado ya sin ver a Lorenzo.
Tu Ego desde el pulpito pulpita entre tus pupilos, que ya pocos quedan.
Tu fuego gotea y copea, y a los amigos de Cristina cabrea.

Ay Clementina! tan puta y tan divina.
Hay que tener razón, de la manera que sea.
Te subes las bragas hasta el alzacuellos y gritas: “Pulquérrima”,
Mientras desvirgas jovenes y viejos solo con tu mirada,
pero no dejes de increpar, pues esta es tu cruzada.

Templaria solitaria, homofoba? o es que eres sodomita?
No me importa, te quiero de la misma forma.

Me das alegría cuando te escucho,
me recuerda aquello de que somos personas, o almenos la mayoria.

Gracias por defender la familia,
la unidad de españa, y mi casilla presupuestaria evangelica a la hora de rellenar el P.A.D.R.E..
Viva tu madre!
Y tu hijo de…
Viva la Gran Bretaña
Viva bien lejos, y tu que te vayas a visitarla.

O mejor aun, no te alejes.
Necesitamos de ti, Oh clementina, la puta más divina.
Haznos felices con tus ladridos, deja que la gorda de tu amiga aulle y te defienda.

Todos en esta contienda, y al final, nadie se acuerda de Lorenzo.

2 comentarios al artículo “Estatuts Quo

  • Y por qué no vivir felices sin ver salir a Lorenzo? no es mejor el olvido que el abandono?

  • No creo que Lorenzo sea el problema que aquí se expone, pero ya puestos podriamos prescindir de Lorenzo, de Clementina, de la prima de Cádiz, de la Virgen del Rocío, de las leyes de protección del menor, del las infantas de naranja o de limón, o simplemente podemos pensar que cada uno tiene derecho a elegir quien es y como se quiere dar a conocer su persona.
    ¿Cierto?
    Bueno, pues igual que un hijo marcha de casa, un pueblo tiene derecho a intentarlo. Entonces la vecina deberia callarse o hablar en voz baja. Al fin y al cabo “cada uno en su casa y Dios en la de quien quiera que pase de visita”.

    A más ver.

Escribe tu opinión aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *