Toc Toc

Toc Toc resuena en la puerta,
retumba en las desnudas paredes de mi casa,
vibra en el olvidado vaso de agua,
cosquillea en los vórtices de mi alma.

Toc Toc y abro la puerta,
abro una hoja de madera muerta,
abro mi torso…
y una paloma vuela.

Toc Toc en mis ojos,
perdidos en el blanco del desconcierto,
mirando algo,
mirando toc toc.

Mi aliento entra de nuevo,
por la puerta que es mi boca,
y sale con fuerza siendo un gran suspiro,
que arranca de mis miedos, nuestros temores, tu vida
que arrasa tus raices, nuestros temblores, mi ira.

Huracán exasperado, que muere y renace,
destruye aquello que nos incordió un día.

Ahora la puerta la dejo abierta,
esperando que vuelvas a entrar.

Robert Barber
(uno de octubre de dos mil seis)

2 comentarios al artículo “Toc Toc

Escribe tu opinión aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *