Trozo de tiza II

Llevo horas mirando mis manos,
surcos que se entrelazan,
y mi mente,
a cientos de kilómetros
pisa sobre los pasos que juré nunca dar.

Dulce melancolia que me ha traicionado,
suspiro,
un soplo a mis dedos,
y cientos,
miles,
millones de partículas de polvo blanco,
que vuelan tan lejos como mis pensamientos,
que se desvanecen en la oscuridad,
que mueren en el olvido.

Llevo días pensando como decirte que te quiero,
una nueva forma que aún no haya utilizado,
y si las palabras se las lleva el viento,
las mias el polvo
el polvo
eres y en él me olvidarás.

Una respuesta al artículo “Trozo de tiza II

Escribe tu opinión aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *