¿Y si no te merezco?

Si no te merezco buscaré en los mil añicos de mi ser,
en cada una de las oportunidades que no volveré a perder.

Si no te merezco me levantaré del suelo para luchar,
me desharé de todo aquello que no deseo arrastrar,
avanzaré ligero, con paso firme, hasta un mejor lugar.

Si no te merezco reconstruiré caminos para andar,
derribaré cada uno de los muros que no me dejaban pasar.

¿Y si me merezco a alguien? Ese soy yo.
Me merezco en libertad,
en auténtico verso libre,
en días de lunes sin sol,
en noches de lágrimas porque sí,
en compañía de nadie, y de todos.

Me merezco morder la manzana,
imprimir cada uno de mis versos,
navegar de isla en isla,
o conquistar todo un continente.

Y si no nos merecemos,
míremonos a los ojos como aquella primera vez,
recordando lo bonito que construimos,
dejando atrás los imposibles que nos hicieron sufrir.

Y si nos merecemos algo,
nos merecemos sonreír,
porque lo material arde en fuego,
pero lo vivido ya es eterno.

Escribe tu opinión aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.