robert barber

La música del desamor

Recuerdas aquellos días en los que, encerrado o encerrada en tu habitación, escuchabas una y otra vez las mismas canciones. La música tiene ese poder de encerrar los sentimientos como embotellados y preservarlos para que una y otra vez los podamos revivir.

Amor, melancolía, tristeza, rabia, y finalmente libertad. Desenamorarse es un aprendizaje que, inevitable, se cruza en nuestras vidas. ¿Es quizás esta la lista de reproducción que más necesitas en este momento? Sin duda es la lista de música ideal para todo Náufrago del Amor.

Náufrago del Amor es la colección de poemas donde encontrarás «24 horas: regreso a la tierra«. Si quieres escuchar las canciones que acompañan a los 24 poemas tienes la lista de Spotify donde poder disfrutarla. Los temas perfectos para amar, odiar, volver a amar.

Artistas de los años 90 y 2000 con obras maestras que te despertarán tus sentimientos más dormidos:

  1. Eden de HooverphonicsNáufrago del amor :: 24 horas: regreso a la tierra
  2. Northern Star de Hole
  3. Hedonism de Skunk Anansie
  4. Bliss de Muse
  5. Queer de Garbage
  6. Lovley head de Goldfrapp
  7. It’s my life de No Doubt
  8. Bitter Sweet Symphonie de The Verve
  9. Why does my heart feel so bad de Moby
  10. Teardrop de Massive Attack
  11. Pagan poetry de Björk
  12. 6 Underground de Sneaker Pimps
  13. Destiny de Zero 7
  14. This is love de PJ Harvey
  15. Wicked Game de Chris Isaak

Para escuchar esta lista de reproducción no necesitas pagar nada, es completamente gratis a través de Spotify. Si eres cliente Premium la podrás escuchar sin interrupciones publicitarias.

¿La has escuchado? ¿Qué te ha transmitido? Puedes dejar tu comentario, siempre es bueno saber qué han sentido los demás.

La fase anal

«El placer que siento en mi culo no es normal, ¡qué gran placer siento!. Es curioso porque no debo ser el único: cuando voy en el metro, en el tren, o montando a caballo en algún anuncio de compresas, mi ano goza de manera sobrehumana, entonces veo a mi alrededor anoque la gente asiente con una sonrisa de complicidad. Sí, es un placer desde el mismísimo hojaldre, que trepa por mi espalda, se enraíza en mis cabellos y sale expelido a modo de orgasmo cósmico por mi boca. Soy afortunado porque como hombre estoy bien educado, y como mujer, pues no. Pero mi culo no tiene género, ni número, ni un rey sin reino. Mi ano se llama España.»
+ Más información

Supervivencia y supremacía

Los criterios de supervivencia son relativos, una persona con más de 100 años ¿nos resulta útil socialmente? ¿Es un bien necesario para la sociedad invertir en medicinas, avances médicos, y cuidados geriátricos?. Es este siglo el de mayor avance en cuanto a la longevidad del ser humano y aún no nos hemos planteado si es mejor invertir en la prolongación de la vida o la generación de nueva vida. + Más información

El votante indeciso

Era un domingo como cualquier otro, de impredecible gris, y de misterioso amanecer. A las primeras horas de la mañana sólo se oía la brisa contra las hojas de los árboles, el taconeo de alguna joven que llegaba a trashoras a su casa, y algún vehículo con poca prisa que se tambaleaba hacia su destino. + Más información

Entrevista de Intereconomía Ràdio a Robert Barber (traducida al castellano)

Audio en català/valencià, transcripción en este enlace.

Quim Esteban: Hoy es día de San Jordi y es muy tradicional que las emisoras de radio, que los programas de radio también entrevisten a los autores. Siempre suelen ser autores mediáticos, autores muy conocidos que hoy venden sus obras.
Lo que hemos querido hacer al # todas son dos cosas ; ahora vendrá Alfred López , que ya sabéis que tiene el libro del » Ya está el listo que todo lo sabe «, y que colabora con el programa. Está firmando y vendrá corriendo a Plaza Cataluña para hablar, pero también hemos querido hablar con un chico que se ha autoeditado un libro para, también, hacerle difusión. Él es el Robert Barber , Robert muy buenas tardes. + Más información

El barco de «24 horas: regreso a la tierra» llega a todo el mundo

Ejemplar de "24 horas regreso a la tierra" en DublínFue un 14 de Febrero cuando la primera «versión» de mi poemario salió a la luz. Se trata de un libro que recoge los pensamientos en mis trayectos de tren desde Xàtiva a València. Mi época de universitario, un tiempo donde el reloj me robó una hora. Eran días de melancolía, de cambios que no podía controlar, de una pérdida de mi identidad, y mi mundo (tal y como lo conocía) se desvanecía entre estación y estación. + Más información

Discurso de presentación de «24 horas: regreso a la tierra»

Cuando somos niños nos convencen de que tres reyes de un lejano oriente vendrán a dejarnos regalos, la condición de ser buenos nos obliga a ser pacientes durante un año. Pero cuando nos hacemos adolescentes nos dicen que los reyes no existen, son los padres.

Cuando eres un adolescente… adoles…cente, adoles sciencia, adoleces de conocimiento. Aún nuestros padres nos guían en el rumbo de nuestra vida, hasta el punto que nos revelamos contra ellos. Queremos navegar solitos. + Más información

«Good night Ginger»

Con varias capas de abrigo salí a la calle. Era tarde, pero necesitaba hablar con alguien sobre aquél problema que me estaba quitando el sueño. Sabía que llegaría de regreso más tarde aún, pero lo necesitaba.

Llegué acalorado hasta su edificio. Me detuve frente a la puerta y comprobé la dirección en el móvil. Sí, aquella era la dirección correcta. Él llevaba poco tiempo en la ciudad y era, sin duda, el tipo de confidente que necesitaba. No quería los consejos de «deberías haber hecho así», con él tendría un punto de vista diferente al de mis amigos de toda la vida. + Más información

Tú me das

Rubia de bucles sin fin,
tú me das.
Rabia que venzo sin más,
tú me das.
Labia que consigo de ti,
tú me das..
María,
tú me das.
tu nombre,
ya verás.

Yo,
Pierdo papeles,
liándome en humo,
que desaparece en el matín.

Tú,
Envuelta de mar,
salida del cielo,
tú eres mi venus.

Me quitas, con lo que me das.
me rio,
olvido, y te miro
y pienso, y olvido

tú me das,
lo que yo no te pido,
tu me das,
sabias palabras,
tú me das,
y de ello respiro.

1 2 3