Querida Rose, querida Eva, querida amiga

Querida amiga:

Me encontraba ayer tomando un café… bueno, llevaba menta, y hielo, y algo parecido a tabasco pero que no lo es, también llevaba pajita, y mucho hielo. Creo que no llevaba café, lo digo porque no vi la cucharita…

¿Por dónde íbamos? ¡Ah sí! Estaba ayer tomándome algo con una amiga con la excusa de despedirnos por Navidad. Ella tomaba mi mano izquierda entre sus dos manos y aunque sé que me miraba fijamente, con la cabeza ladeada, buscando mi mirada, yo escondía la mía en un posa-vasos roñoso.

Me llegó tu triste mensaje. Tenía dos paréntesis hacia abajo en el smiley, lo cual quiere decir que estabas muy muy triste. Quise responderte en ese momento, pero pensé que ninguna de mis palabras podrían servirte de consuelo en ese instante. Por eso, sólo por eso, escribo esta carta. Quiero que, querida Eva, hoy sonrías, que hoy empieces a ser feliz.

 

The Fall of Man (detail)Desde hace meses, cada día, cada hora, cada minuto, y si miro el reloj fijamente cada segundo, el tiempo pasa con una desesperada marcha. Podría ser una marcha triste, funebresca, velada de un tul negro que codificase la mirada que le doy a la vida.

Tú lo sabes, querida Eva. Cada día que pasa es menos tiempo de vida, menos tiempo de todo lo que podremos ver, de todo lo que lograremos. Grandes éxitos: profesionales, personales, un hijo, una oposición aprobada. Pequeños placeres: una mirada del hombre que te ama, un paseo por València, una amiga que te espera con jengibre confitado.

Pero hoy el Mundo no se ha acabado, los Mayas deben formar parte de esa élite oscura que nos desencanta: políticos, banqueros, grandes empresas de comunicación, cadenas de supermercado, y otros padres de la Patria que no han abandonado para protegerse del fuego que ellos mismos han iniciado.

Pero algo es cierto, muy cierto mi querida Eva. Nada ha acabado hoy, ni mañana, ni pasado. Futuro es lo que nos queda, mucho, y muy largo. Para ti Eva, para tu Adán, para tu hermano, y tu madre. Para quienes recogen aceitunas, y para quienes aún años después entran a robarlas.

Los ladrones de guante blanco, de mano sibilina, sus amigotes del alma, aquellos que tienen grandes sueños con el esfuerzo de los demás… todos ellos perecerán. Son como un mal sueño, una larga pesadilla que hemos de eliminar.

Necesitamos de ti, de tu creatividad, de las ideas que puedan salir de tu seno, y del sudor que salga de tu F… bueno digamos que #EmSuaLaFront y de ahí renacerá de sus cenizas nuestro país. Llámalo San Olaf, o llámalo entelequia. Por encima de todo hoy no ha muerto Eva, has nacido tú.

Tu amigo quien te quiere, y sobre todo admira.

 

Escribe tu opinión aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *